La historia de la Copa del Rey MAPFRE es la crónica de la mejor vela de alta competición en España y el Mediterráneo. Este año la regata cumple su trigésimo segunda edición siguiendo su vocación de superarse día a día.

Sus orígenes se remontan al año 1982, cuando la Asociación Nacional de Cruceros organizaba con el Real Club Náutico de Palma la primera edición de una regata abierta a todas las clases en tiempo compensado. El número de participantes en este debut de la Copa del Rey MAPFRE superó el medio centenar, acudiendo muchos de ellos atraídos por el Campeonato Internacional del Mediterráneo, marco en el que se celebraron las dos primeras ediciones.

El primer barco que grabó su nombre en el cuadro de vencedores fue el One Ton C&C italiano "Nat".

La relevancia de esa primera edición fue tal que al año siguiente aparecieron en la bahía de Palma los espectaculares Maxis. El esplendor de la regata aumentaba al mismo tiempo que lo hacía la propia flota española de alta competición y en 1983 el triunfo se lo llevaba un barco balear, el "Barracuda" de Pepín González.

Las ediciones de 1984 y 1985 asistieron al dominio del "Bribon" del armador catalán José Cusí y sentaron la tradición de que el Rey Don Juan Carlos navegase en "su" regata.

Consolidada la cifra del medio centenar de unidades año tras año, el Real Club Náutico de Palma y el Comité Organizador se plantearon el reto de llegar, e incluso superar, los cien barcos en el agua.

Corría la segunda mitad de la década de los 80, y los One Ton y Ton concentraban el grueso de la flota española, en una competición en la que el gran foco de atención eran los espectaculares Maxis, extranjeros en un alto porcentaje. La sexta edición, año 1987, de la Copa del Rey MAPFRE fué puntuable para el circuito mundial de la clase Maxi.

En 1988 se alcanzaban los 106 participantes, de los cuales una tercera parte eran unidades de nueva construcción, en un momento en que las flotas estaban en plena transición hacia un sistema entonces poco conocido como era el IMS. Es precisamente en este año cuando hay, por primera vez, dos clases "IOR e IMS" en vez de una y, como consecuencia, dos vencedores.

Son además años en los que domina la flota extranjera, con un total de ocho vencedores desde 1985 a 1990 de los cuales solo dos fueron españoles.

La regata mallorquina ganaba prestigio al ser incluida dentro de circuitos mundiales o continentales, como por ejemplo el Europeo de Two Tonners de 1990.

Cambiaban las tornas y la tradicional hegemonía de las unidades extranjeras en la Copa del Rey MAPFRE fue dando paso a una nueva hornada de armadores, patrones y tripulantes españoles que comenzaron a copar el podio de la regata en este primer lustro de la década de los 90.

Nombres como Josele y Noluco Doreste, José Luis Suevos, Pedro Campos o Jaime Yllera registraron sus triunfos entre 1990 y 1995, abriendo el camino a los regatistas nacionales que vendrían más adelante. Tampoco quiso faltar el "Bribon" de Cusí, que se llevó dos nuevas victorias en 1993 y 1994, sumando en su palmarés un total de cuatro Copas del Rey.

En 1992 y 1994 volvía a superarse la barrera de los cien participantes, a pesar de que la flota se encontraba inmersa en la transición del IOR al IMS y en las consiguientes adaptaciones de los barcos de un sistema a otro. Ni la crisis económica de 1993 ni la paulatina desaparición de las unidades IOR afectaron a una Copa del Rey que daba signos inequívocos de tener vida propia y aspirar al cetro como primera regata del Mediterráneo.

Como curiosidad, en 1995 participó la clase ILC, unos IMS especialmente pensados para competir entre ellos en tiempo real, precursores de actuales monotipos o Box- Rule.

En apenas quince años la regata del Real Club Náutico de Palma llegaba a lo más alto el plano de la náutica de competición, no sólo por la cantidad de participantes sino también por su calidad. Pero no fue un éxito gratuito.

El perfeccionamiento del sistema IMS fue lento y complejo y la Copa del Rey se convirtió en un banco de pruebas para ajustar los ratings y hacer que la navegación entre barcos desiguales fuera más justa. De hecho, en 1998 se agrupó a todos los barcos dentro de una sola clasificación conjunta, la cual ganó el First 40.7 "Estrella Damm" de Ignacio Montes. Este modelo no prosperó, asentándose definitivamente el sistema de IMS Regata y Crucero, divididos según esloras y con precisas mediciones de viento.

El trabajo en el agua se completaba con una organización en tierra impecable, hecho que, unido a la implantación social del evento y su importancia deportiva, convertían a la regata en el referente náutico del Mediterráneo: la participación ya no bajaba de las cien unidades.

El podio en este lustro volvió a hablar casi exclusivamente español. Además de proyectos ganadores de armadores consolidados como José Cusí (el "Bribon" ganaba su quinto título aguas palmesanas en el año 2000), surgen otros como el "Cutty Sark" de Pelayo de la Mata, que vencía en las ediciones de 1996 y 1997, el "Zurich" de Manuel Chirivella (vencedor Grupo A en 1999) o el "Fadesa" de José Manuel Cardesín (ganador del Grupo B, año 2000). Además, José Luis Suevos conseguiría en 1997 con el "Nationale Neddelanden" su segundo título en la Copa del Rey.



En los primeros años del recién estrenado siglo XXI el IMS evolucionó hasta ramificarse en las clases 500 -luego 570-, 600 y 670. Pero en las últimas ediciones el tiempo compensado comenzaba a batirse en retirada ante el mayor atractivo de las clases Monotipo y los Box-Rule, donde TP52 y GP42 se convirtieron en los grandes referentes.

En el arranque de la década, el dominio fue del "Caixa Galicia" armado por Vicente Tirado y diseñado por Botín & Carkeek, que lograba un hito: ganar la Copa del Rey tres años consecutivos: 2002, 2003 y 2004.

La vigésimo segunda edición, celebrada en el año 2003, vivió también un hecho deportivamente notable, como fue la participación de numerosos regatistas de Copa América a bordo de proyectos nacionales e internacionales, hecho que aumentó considerablemente el prestigio de la Copa del Rey MAPFRE: los mejores del mundo no querían faltar a la cita de Palma.

Otros triunfos notables fueron el del "CAM" de Fernando León y Kiko Sánchez Luna en el último año de la clase IMS 500 (2005) y los dos títulos del "Quum" en IMS 670 (2004, 2005) y "Movistar" en IMS 600 e IMS Open (2002 y 2006, respectivamente).

2005 supuso el estreno de la clase TP52, que trajo a la bahía de Palma la competición en tiempo real y coronó al "Lexus Quantum Racing" como vencedor.

Con la edición de 2007 quedaba clara que la transición a flotas que compitiesen en tiempo real era, nunca mejor dicho, una realidad: el 50 por ciento de las clases que navegaron ese año lo hicieron en tiempo real, frente al 25 por ciento de la edición anterior.

Además, se puso la primera piedra para la reordenación de las clases en tiempo compensado con la potenciación de la nueva IRC que desde 2008 y hasta hoy, con la excepción de 2009, cuenta con dos divisiones-.

Otros hitos destacados en esta época fueron el doble triunfo en 2008 de "El Desafío", que se convertía en el primer equipo en lograr la victoria en dos clases distintas (TP52 y GP42) en un mismo año; así como el título logrado por el "Aifos" de Jaime Rodríguez-Toubes en IRC 1, la primera Copa del Rey ganada por un barco de la Armada Española.

En 2009 la regata sienta las bases para remodelar su estructura de competición. Además de IRC se incluye RI para ir homogeneizando la flota que navega en tiempo compensado, manteniendo al mismo tiempo la apuesta por el tiempo real con los monotipos Swan 45, X-35 y X-41, sin olvidar los Box-Rule TP52.

Este fue también el último año de ORC 670 como clase independiente, una de las divisiones que más número de participantes atrajo en las ediciones inmediatamente anteriores.



Entre los hechos destacables de la edición de 2009, la 28ª, están el triunfo del espectacular Mini Maxi neozelandés "Alfa Romeo" de Neville Crichton, el estreno en las mieles del éxito del armador malagueño Javier Banderas con su X-41 "Karhu" o el hito de Lluis Mas, que consiguió su tercer entorchado consecutivo en aguas de Palma igualando la hazaña lograda en 2004 por Vicente Tirado y su "Caixa Galicia". También es digna de destacar la quinta victoria de Pedro Campos en la Copa del Rey, conseguida en la clase ORC 670 con el "Telefónica".

En 2010 fueron seis los vencedores. La crisis ya azotaba a la flota, sin embargo, no se hacía notar en exceso en la que era la 29ª edición de la cita palmesana volviéndose a rozar la cifra del centenar de participantes, una barrera psicológica de la que pueden presumir muy pocas regatas teniendo en cuenta la actual situación económica.



Las clases se dividieron en IRC A y B, RI 1 y 2 y los monotipos X-35 y X-41, destacando el mastodóntico "Ran" de Niklas Zennstrom anotándose la victoria en IRC A y surcando la bahía con autoridad.

La flota italiana volvía a imponerse en X-35 con la victoria del "Lelagain", mientras que la alegría española venía de la mano del "Rats on Fire" de Jaime Carbonell y el "Tanit IV Medilevel", dos viejos conocidos de la flota nacional que tras una larga trayectoria en Palma se alzaban al fin con el triunfo. Asimismo, Javier Banderas lograba su segundo título consecutivo en X-41, esta vez con el "Iberostar".

30 años cumplía la Copa del Rey en 2011, año en el que hicieron su debut dos nuevas clases: las de los monotipos Melges 32 y J80.

Pero por lo que quizás más se recuerda esta edición es por la histórica victoria del TP52 de José Cusí, único armador que había participado en todas las citas de la Copa del Rey y cuya saga "Bribon" se despedía esa temporada, y para siempre, de la alta competición. Fue su sexto título en la capital balear, convirtiéndose en el barco y armador que más triunfos atesora en Palma hasta la fecha.

La celebración de los Juegos Olímpicos de Londres coincidía en 2012 con las fechas habituales de la Copa del Rey, por lo que éstas se modificaron disputándose finalmente la regata del 16 al 21 de julio.

A pesar de la inminente celebración de los Juegos y haber finalizado la Vuelta al Mundo dos semanas antes, 110 barcos llegaron a reunirse en la bahía de Palma divididas en un total de siete clases en las que dominaron los representantes extranjeros.

En esta 32ª edición la Copa del Rey MAPFRE regresa a sus fechas habituales. El cuidado de las instalaciones y la perseverancia y buen hacer de los recursos humanos tanto en tierra como en el agua, seguirá dando como resultado, al igual que ha hecho hasta ahora, una competición que sigue creciendo y mejorando día a día.

La 32 Copa del Rey MAPFRE regresaba en 2013 a sus fechas habituales, disputándose del 27 de julio al tres de agosto.

Cuatro equipos españoles figuraron entre los ocho vencedores. Así, los ganadores fueron el británico "Alegre" en clase Hublot IRC 0, el italiano "B2" en Hublot IRC 1, el estadounidense "Quantum Racing" en Gaastra IRC 52, el español "Rats on Fire" en G.H. Mumm ORC 1, el español "Movistar" en G.H. Mumm ORC 2, el español "Vamos Spain" en Nespresso Soto 40, el italiano "Margherita" en La Caixa X-35 y el español "Turismo do Algarve" en Mahou J80.

El Príncipe Felipe, que participó como patrón del "Aifos", presidió la entrega de premios celebrada en Ses Voltes.

117 barcos de 22 nacionalidades disputaron en agosto de 2014 la 33 edición de la Copa del Rey MAPFRE, que pasará a la historia como la primera regata en la que participó Felipe VI como Rey de España.

Seis jornadas de competición decidieron a los ganadores en las ocho clases participantes, que no se conocieron hasta la última manga del campeonato.

La gloria final fue para los estadounidenses "Shockwave" (Gaastra IRC 0) y "Quantum Racing" (Barclays 52 Super Series), los italianos "Hurakan" (Gaastra IRC 1) y "Lelagain" (Nespresso X-35), el ruso "Bronenosec" (Gazprom Swan 60), y los españoles "Rats on Fire" (BMW ORC 1), "Movistar" (BMW ORC 2) y "Noticia" (Herbalife J80).


© RCN Palma