El regatista vasco ha visitado la 37 Copa del Rey MAPFRE para ponerse una vez más al timón del MAPFRE con el que completó el mejor resultado de la historia para la vela española en la Volvo Ocean Race. Reflexiona sobre el futuro de la regata de vuelta al mundo.


Xabi Fernández es uno de los regatistas con mayor talento que ha dado la vela española. Su palmarés incluye dos medallas olímpicas (oro en Atenas 2004 y plata en Pekín 2008) además de tres campeonatos del mundo y de Europa de 49er, siempre junto al patrón Iker Martínez. En 2011 ambos fueron elegidos como los mejores del mundo por los premios Rolex World Sailor of The Year. Hoy está especializado en vela oceánica y de America’s Cup.

En Palma ha vuelto a ponerse al timón del mismo VO65 MAPFRE con el que circunnavegó el planeta, convertido por unas horas en barco de invitados. Le acompañó el piloto de Fórmula 1 Carlos Sainz. En su última participación en la bahía de Palma, en 2016, el vasco ganó la clase BMW ORC 2 a bordo del Movistar. “Es genial ver cómo aumenta la cantidad de barcos que quieren competir aquí, en Palma y en la Copa del Rey MAPFRE”, explica Xabi. “Es curioso ver a barcos de líneas clásicas como los 6 Metros junto a súper barcos de última generación”.

Terminada la VOR, el patrón vasco reflexiona sobre el futuro de la regata de vuelta al mundo. Las últimas noticias indican que se navegará a bordo de barcos de clases IMOCA y VO65, un cambio radical para la regata. Xabi ya ha navegado alrededor del mundo en ambos modelos. “La diferencia es que el VO65 es monotipo, un barco muy robusto diseñado para que dure varias vueltas, con lo que se puede apretar mucho sin riesgo de romper. Es posible que no sean la última generación en diseño, pero aseguran una igualdad muy grande en el mar, y la fiabilidad es muy importante en una regata de nueve meses alrededor del mundo. El IMOCA, además de ser más pequeño, es de diseño abierto, lo que da lugar a mucha imaginación, que es como el mundo de la vela avanza. Da trabajo a mucha gente en el sector. Son barcos de récord y de última generación, aunque con tripulación reducida o en solitario. Pero hoy, el VO65 el AkzoNobel es el único monocasco que ha navegado más de 600 millas en 24 horas. Con tripulación completa, los IMOCA serán potencialmente barcos muy rápidos”.

“La elección de IMOCA me parece una decisión atrevida y excitante a la vez. Pero hay muchas dudas que todavía se tienen que resolver para asegurar que la implementación de la regla IMOCA sea lo mejor para la regata. Creo que sería positivo que los barcos tuvieran ciertos detalles ‘one design’, iguales para todos, como los foils u otras partes importantes del barco, para que aunque todos podamos hacer nuestro diseño y construir nuestro barco, se garantice la igualdad. La última VOR ha supuesto un cambio para todos; la extrema igualdad entre todos los equipos ha hecho que la regata haya sido súper bonita. Para todos los que hemos formado parte de la regata ha sido increíble, y el interés del público ha sido infinitamente mayor que en ediciones anteriores”
.

Cómo adaptar un IMOCA al formato VOR
Actualmente, la clase IMOCA está diseñada para navegar con tripulación reducida. Es el barco de la Vendée Globe, la Route du Rhum (ambas en solitario) y la Barcelona World Race (a dos). Para evolucionar a modo VOR y pasar a tripulación completa tendrá que entrar en quirófano. “Las roturas siempre han sido un punto débil de los IMOCA, pero los actuales están pensados para navegar en solitario o a dos, lo que hace que el peso sea extremadamente importante, y es una navegación diferente. En solitario, normalmente se va con menos vela que la que toca y en las transiciones con poco viento tener un barco más ligero te puede dar mucha ventaja. Confío en que si se diseña un IMOCA para la Volvo sea más robusto, diseñado para apretarlo más. Lo que no es correcto sería coger un IMOCA actual y navegar con cinco o seis personas, porque no están diseñados para ello”.

Xabi considera clave el tema de la tripulación. “En mi opinión, cuanta menos tripulación hay a bordo entra más el factor aventura y menos el factor pura competición. Se está hablando de cinco más reportero, o seis más reportero. En los IMOCA actuales es una locura pensar en ello. Haría falta gente más polivalente y no tan especializada, así que objetivamente el nivel de la gente por áreas tiene que disminuir, porque es muy complicado tener a alguien que conduzca y haga la navegación muy bien, o que se a un proa muy bueno y destaque en otros campos. Se tirará a gente más polivalente y dejará de haber sitio para especialistas, que creo que es buenísimo y siempre ha sido una de las claves de la VOR, tener a los mejores regatistas del mundo en cada área: los mejores conductores del mundo, los mejores navegantes del mundo, los mejores proas del mundo y los mejores mecánicos del mundo. En un barco con menos de 8-9 tripulantes siempre se va a comprometer la calidad de cada área. Habrá que trabajar en ello, amoldarse y adecuarse para buscar la mejor solución”.

¿Más caro o más barato?
La limitación de presupuestos es un factor clave a la hora de encontrar patrocinadores dispuestos a apostar por la vela. En opinión de Xabi: “es un tema complicado, se ha demostrado en otros deportes, porque siempre los equipos con más dinero van a encontrar la manera, o pagando más a mejores tripulantes o invirtiendo en clases similares para hacer el desarrollo. En particular, con el IMOCA se puede empezar a trabajar desde ya colaborando con algún equipo sin siquiera estar inscrito. Por lo cuál, sería muy difícil controlar un presupuesto. La única manera es a costa de rendimiento del barco y añadir factores que sean iguales para todos: si el mástil es igual para todos, compras un mástil y toda la flota puede compartir un par de ellos de repuesto, pero si es abierto cada equipo puede fabricar dos, tres o cuatro para buscar la mejora. Lo mismo para otros elementos. Si la regla IMOCA queda abierta, creo que es muy complicado controlar el presupuesto, y los equipos con más presupuesto tendrán ventaja”.

¿Cuántas escalas?
Xabi ha dado la vuelta al mundo con y sin escalas. En la ultima VOR ha parado en 11 puertos; en la Barcelona World Race de 2011, la completó del tirón. “Las vueltas al mundo con y sin escalas son deportes diferentes. Yo he tenido la suerte de hacer la BWR, y es una ventura increíble, pero evidentemente no se puede apretar tanto. La vuelta al mundo por paradas es muy divertida y un trabajo más en equipo. Respecto al recorrido ideal, todos entendemos que hay intereses comerciales con muchos sitios a los que hay que ir. Pero creo todos estamos de acuerdo, incluyendo Volvo, en que habría que reducir el número de paradas, porque 11 son demasiadas; las paradas son muy cortas, la vuelta es muy larga. Se hace un poco pesado, y se podría reducir algunas en Europa para hacer un recorrido de ocho o nueve etapas”

¿Cada cuánto?
La próxima VOR saldrá de Alicante en 2021. Continúa la discusión sobre si se debe o no acortar el plazo entre ediciones. Xabi tiene sus dudas: “Ahora faltan tres años para empezar la siguiente, y hay que trabajar con esos plazos. Si hay que hacer un diseño abierto, fabricar un barco y entrenar, menos que eso sería muy ajustado. Si se mantuvieran barcos como los VO65, ya construidos, y no hay que invertir demasiado tiempo en entrenamientos sin conocer el barco, se podría hacer en un ciclo menor”.      

IMOCA o VO65, esperamos verle en la próxima edición.


Contenido patrocinado por

 

MapfreMapfre



© RCN Palma



istinye petshop eve gelen escort istanbul escort