La Copa del Rey MAPFRE es una referencia por la heterogeneidad de sus participantes. Este año son 132 barcos de 11 clases y 26 nacionalidades navegados por más de mil regatistas de procedencias tan dispares como Chile, Estados Unidos, República Checa o Nueva Zelanda. Entre la amalgama de tripulantes no faltan algunos de los mejores profesionales del mundo. Regatear es su pasión, pero también su trabajo.


La mayoría de los profesionales compiten a bordo de los Maxi 72 de clase Mallorca Sotheby’s IRC (cerca de 20 por barco), los TP52 de BMW ORC 0 (seis o siete por barco) y los monotipos ClubSwan 50 (máximo cinco por barco). También ocupan posiciones estratégicas en otras clases dominadas por tripulaciones amateur.

El Maxi 72 es un Fórmula Uno de 22 metros de eslora navegado por 22 personas. “Necesitamos a gente de máximo nivel”, explica Pablo Torrado, capitán de barco del Cannonball“Empezando por la proa, donde es imprescindible tener tripulantes muy técnicos y muy fuertes, preferiblemente con experiencia en vuelta al mundo. Siguiendo hacia popa, ocho grinder con pesos por encima de los 110 kilos y el cuerpo de técnicos que son el trimmer de mayor, el trimmer de génova, el trimmer de espí y el táctico, que es imprescindible que tengan mucha experiencia de barco grande. A bordo del Cannonball contamos con gente como Ed Baird, campeón de America’s Cup con Alinghi, caña de Prada y del Quantum; o Warwick Fleury, trimmer de mayor de Alinghi y Team New Zealand, con cuatro o cinco America’s Cup ganadas”. En total, 30 personas trabajan en el equipo italiano, cuatro como tripulación permanente todo el año. "Mantener el barco en condiciones para competir al máximo nivel exige trabajo diario. Calculamos que son necesarios 15-20 días de trabajo por día navegado". 

La primera de Loïck

Este año participa en su primera Copa del Rey MAPFRE uno de los regatistas más laureados y respetados de nuestro tiempo: Loïck Peyron (Nantes, 1959). Su impresionante palmarés incluye victorias en regatas tan duras como la Route du Rhum, la Barcelona World Race o la Transat, además de tres participaciones en America’s Cup y el récord de vuelta al mundo a dos Trophee Jules Verne, completando la circunnavegación con el maxi trimarán Banque Populaire V en 45 días, 13 horas, 42 minutos y 53 segundos. “De todos los eventos en los que he participado, me quedo con la Mini Transat de hace 40 años”, explica el francés. En 1979 realizó aquella primera regata oceánica en solitario. “Yo tenía 19, y crucé el Atlántico en solitario a bordo de un barco de 6,5 metros de eslora con un sextante y sin electrónica”. 

Una temporada cualquiera, Peyron pasa más días en el agua que en tierra. “Lo mejor de este trabajo es que aprendes algo nuevo cada día. En esta Copa navego a bordo de un TP52 por primera vez, y es todo un descubrimiento. Estoy realmente impresionado por el nivel, por cómo están hechos los barcos y me gusta volver a navegar a ‘cámara lenta’”. 

La experiencia de Matteo
En contraposición al debut de Peyron en la Copa del Rey MAPFRE, el italiano Matteo Aguardo acumula más de una docena de ediciones y ha navegado en Palma alrededor de 50 veces en la última década. Compite a bordo del Maxi 72 Proteus en clase Mallorca Sotheby’s IRC.“El mayor hito de mi carrera probablemente sea la America’s Cup de 2007. Este año tengo tres proyectos principales: la 44 Cup con los RC44, las 52 Super Series y el Maxi 72, pero además participo en algunos eventos de superyates. Navegaré unos 180 ó 200 días, empezando en febrero y con la mayor intensidad concentrada entre abril y octubre”. Para el Aguardo,“lo mejor de este trabajo es salir a navegar cada día. Como puedes imaginar, lo peor es viajar, los retrasos en el aeropuerto y pasar tanto tiempo lejos de mi familia”.


Contenido patrocinado por

 

BMWBMW



© RCN Palma