Alicia Ageno es una fija de la Copa del Rey MAPFRE. Desde su debut en 1996, sólo ha faltado a dos ediciones. Este año participa como navegante del Tenaz de Pablo Garriga, único representante español en clase ClubSwan 50.


Acumula más de 20 ediciones de la Copa del Rey MAPFRE y este año vuelve emocionada tras el parón de 2020. La canaria compite como navegante del Tenaz de Pablo Garriga, el único barco de tripulación exclusivamente española dentro de la competida clase ClubSwan 50. En su día a día, Ageno ejerce de profesora de lenguajes y sistemas informáticos en la Universitad Politècnica de Catalunya, pero cuando sube a bordo se transforma en una máquina de analizar datos para optimizar el rendimiento de su barco. Y es excepcional. 

¿Cuántas ediciones has disputado?
“Mi primera edición fue con Azur de Puig en 1996, y creo que sólo he faltado a dos desde entonces, ¡así que calcula!”.

¿Por qué navegante?
“Entré en el puesto de navegante porque era la única con algún conocimiento técnico dentro de nuestra tripulación femenina y cuando la cosa se fue poniendo seria y necesitamos cubrir ese puesto, la única candidata natural fui yo. La tripulación se fue transformando en mixta, luego mayoritariamente masculina, y yo fui especializándome mucho en ese puesto”

No sois muchas en este nivel de competición...
“Desgraciadamente, la vela de crucero es mayoritariamente masculina. Mi punto positivo es que es un puesto menos físico y muy especializado; es más fácil encontrar un trimmer que un navegante, ya que no hay mucho entre lo que escoger. En ese sentido, lo he tenido un poquito más fácil que otras chicas”. 

¿Qué tiene de especial la Copa del Rey MAPFRE?
“Para mí, es una regata diferente a todas. Lo es por el volumen de barcos que hay, pero especialmente porque la organización es fabulosa, no encuentras nada igual en ninguna otra regata. No es fácil que salga siempre todo tan bien teniendo flotas tan grandes y con semejante volumen de tripulaciones. Y, por supuesto, el sitio es muy especial: navegar en Palma es un privilegio, la bahía nunca falla, siempre tienes unas condiciones increíbles”.

¿Qué tiene de especial esta edición?
“Este año nos está sirviendo para reencontrarnos, porque desde antes de la pandemia no habíamos coincidido con mucha gente. Está siendo súper bonito y emocionante volver a ver a la gente, volver a ver que está todo arrancando, que los armadores están haciendo un montón de esfuerzo para que volvamos a navegar, la organización para que todo sea muy seguro,... Creo que está siendo más emocionante que otros años”. 

¿Tiempo real o compensado?
“Definitivamente, las Copas que más he disfrutado han sido las que he navegado en tiempo real: Soto 40, ahora en ClubSwan 50,... Los ratings son necesarios, pero para mí no hay color. Se está viendo en el agua, que llegamos todos en piña a la boya, es súper disputado y lo disfrutas. ¡Tienes la adrenalina a mil!”. 

¿Cómo es competir en ClubSwan 50?
“Llevo tres temporadas en ClubSwan 50. Dentro de que no es un barco de pura regata, el diseño es muy chulo, camina y permite hacer regatas muy divertidas con owner-driver. Eso explica el crecimiento de la clase. Y sólo tienes que echar un vistazo a las tripulaciones que hay en cada barco, que es alucinante: Copas América, Volvos,... Es muy especial, y el nivel es altísimo”.


Contenido patrocinado por

 

Maui JimMaui Jim



© RCN Palma