"> " />
 


El embajador de BMW visitó esta mañana el Real Club Náutico de Palma para vivir de cerca la competición en la penúltima jornada de regatas. Mientras conducía su propio coche de camino al club, Velencoso concedió una entrevista en la que habló de sus proyectos e hizo balance de este último año y medio de pandemia.


Es ya un habitual entre las caras más conocidas que visitan cada año la Copa del Rey MAPFRE. El modelo y actor Andrés Velencoso llegaba esta mañana al Real Club Náutico de Palma para asistir a la cuarta jornada de regatas en la bahía de Palma, una cita a la que no ha faltado en las últimas ediciones.
 
Durante el trayecto hacia el club y mientras conducía su propio coche, Velencoso habló de sus proyectos, del motor, de la pandemia y de su trabajo para la cuarta temporada de Élite, la exitosa serie de Netflix.
 
“El año pandémico ha sido un año de aprendizaje y de conocerme a mí mismo”, comenzó afirmando. “Volví a hacer yoga, volví a retomar la fotografía, que es un hobbie que lo tenía medio olvidado, y además tuve la suerte de pasarlo en Tosa con mi familia. El casting para Élite lo hice estando confinado, y la verdad es que fue un gustazo poner mi granito de arena en una serie tan popular”.
 
Como embajador de BMW y aficionado del mundo del motor, Velencoso echó la vista atrás para explicar que “para mí el motor fue libertad. Yo venía de un pueblecito muy pequeño, en Tosa de Mar, donde en invierno no había apenas nada, por lo que el coche significó poder moverme, poder descubrir otros pueblos, los primeros viajes con los amigos…”.
 
Sobre sus próximos proyectos, Velencoso adelantó que actualmente tiene “un proyecto de moda iteresante, algo en lo que me involucraré más personalmente”.
 
Tras su llegada al RCNP y después de charlar con los medios e invitados en los desayunos de Purobeach, el embajador de BMW salió a navegar para ver las regatas en la penúltima jornada de competición.


Contenido patrocinado por

 

BMWBMW



© RCN Palma